Blog

TIPOS DE RÉGIMEN ECONÓMICO MATRIMONIAL.

A continuación se reseñan los tipos de régimen económico matrimonial existente en España, sin perjuicio de los fijados en los Derechos Forales de cada Comunidad Autónoma.

1) Regímenes de comunidad en los que se crea un patrimonio común. Los más habituales de este tipo son los que contemplan un régimen de gananciales, que abarca todas las ganancias que obtengan los cónyuges constante el matrimonio y los de comunidad universal que incluirán todos sus bienes presentes y futuros.

2) Regímenes de separación que se caracterizan por la separación patrimonial a diferencia del anterior.

Entre ambos pueden existir regímenes que tengan algún tipo de comunidad y de separación, siendo el más habitual el de participación en las ganancias, en el que durante el matrimonio los patrimonios permanecen separados y en el momento de su disolución se calculan las ganancias de los cónyuges para dividirlas por mitad.

En España existe un Derecho común, que se aplica en la mayor parte del territorio nacional, y Derechos forales o especiales de determinadas regiones. Las zonas donde se aplican estas normas matrimoniales especiales son: Aragón, Baleares, Cataluña, Navarra, Valencia y parte de la provincia de Vizcaya.

En Cataluña y Baleares se establece que a falta de pacto, se aplique el régimen de separación de bienes y en Vizcaya a falta de pacto, el de comunicación foral, en cuya virtud se harán comunes los bienes que cada uno de ellos tuviera antes y durante el matrimonio, incluidos los que se hubiesen heredado o los regalados, si bien, vigente el matrimonio, sólo existe una ‘comunicación en potencia’ que no se consolida hasta la disolución del matrimonio.

Asimismo,  los cónyuges podrán pactar en capitulaciones matrimoniales ante Notario, el régimen económico que regule sus relaciones patrimoniales.

Las capitulaciones matrimoniales, se definen como  el contrato que se puede hacer, antes o después del matrimonio, para fijar las normas que deben regir el aspecto económico del matrimonio respetando las leyes que existen. Para su validez, deben de hacerse en escritura pública, con el asesoramiento profesional de un abogado que deberá indicar la manera más idónea para reflejar la voluntad de los esposos y también cuáles son los límites que marca la ley.